Niños y Adolescentes

Lograr que los niños y adolescentes coman una dieta balanceada suele ser una tarea muy difícil para los padres. Pero sus beneficios son muchos: están mas atentos en la escuela, tienen más energía, crecen adecuadamente y no se enferman tanto. Los hábitos alimentarios ayudan a los chicos mas pequeños a alcanzar su máximo potencial de crecimiento.

Cuanto antes se reconozcan los problemas alimentarios y se traten mayores son las posibilidades de obtener un crecimiento y desarrollo adecuados. La intervención nutricional debe realizarse tan pronto sea posible.

Otro problema bastante habitual en las consultas es el sobrepeso. Los datos científicos, según la OMS, arrojaron en el 2010 una cifra de 40 millones de niños menores de cinco años con sobrepeso. La educación alimentaria para los niños y sus familiares es ineludible para reorientar las pautas alimentarias y lograr una perdida de peso adecuada a ese niño.